Meditación Trascendental

Hugo Marín y el secreto de la energía

Hugo Marín es un escultor, pintor, viajero y profesor de Meditación Trascendental chileno. Su curiosidad y su conocimiento parecen infinitos; su mente, tan ilimitada como atrevida, se puede ver fielmente reflejada en el marcado estilo de su obra.

hugo-marin-meditacion trascendental profesor

El beso. Técnica mixta, 2008.

“Yo soy una persona actual”

Hace un par de meses cumplió 85 años y lo que más llama atención de eso es que en la vida de Hugo Marín la edad no es más que un dato. Sus actividades artísticas, mentales y sociales siguen estando vigentes.

Una parte del secreto de su energía es ese interés y esa curiosidad inagotables por lo que sucede a su alrededor; en su entorno, en la ciudad, en el país, en el mundo entero. “Yo soy una persona actual… que actúo, que hago, hago y creo”, ha dicho.

De larga trayectoria artística, principalmente en la escultura – pero con incursiones en la pintura, el esmalte, el collage y la cerámica, entre otros –, Hugo Marín ha creado su obra en base a lo que ha sido su historia de vida. Y como la vida, sus piezas no son para nada uniformes, no siguen un patrón.

“Me gusta lo que se llama ‘estilo’, el gusto por el estilo. No es uno especialmente, porque cambio de uno a otro. Tengo esa facilidad, que es casi una virtud, en que cambias de una maniera a otra muy rápido”, reflexiona.

“Yo soy una persona que ha vivido en muchas partes, entonces mis esculturas son mi conocimiento del arte africano, del arte precolombino, del arte japonés… La gente me trata de definir, pero no tengo nada que ver con lo que me definen.”

El vacío y el conocimiento absoluto

La segunda parte y fundamental del secreto detrás de la energía de Hugo Marín está en el hecho de que medita dos veces al día hace más de 40 años.

En 1966 conoció a Maharishi Mahesh Yogi, maestro védico y fundador del movimiento de Meditación Trascendental y, desde entonces, ha seguido su técnica.

hugo-marin-meditacion mt profesor

Venusina. Cuero y conchas, 2013.

Por esos años se convirtió en profesor de MT, con periodos de entrenamiento en Suiza e India.

Su características cabezas son expresión de una conciencia que va más allá de este tiempo-espacio. “Con la Meditación Trascendental yo llego a esos estados que están más allá del intelecto  y de la información, que transciende a esa dualidad de lo observador y lo observado”, explica.

Al hablar del tema se advierte la importancia que ha tenido en su vida. De hecho, revela que en los últimos años ha logrado sentir una conexión aún más profunda, algo que pareciera servirle como punto de partida en su proceso de creación.

“Cuando tú practicas la meditación vas recibiendo el conocimiento y vas llegando al vacío, que es ese vacío donde está todo el conocimiento en potencia para manifestarse.

De la actividad mental llegas hasta un estado de pura silencio y quietud que siempre existió; llegas a uno estado profundo, al nada, a la contradicción de que ese nada es el todo, el absoluto no manifestado, pero que está ahí potencial”, dice el maestro.

ugo-marin-meditacion-profesor

El trabajo plástico de Hugo Marín desde sus inicios ha estado ligado a su práctica de Meditación Trascendental y posición metafísica, a su forma de ver y sentir el mundo, donde las energías precolombinas y tibetanas, la alquimia, el cosmos, saberes ocultos, lugares sagrados, son algunos de los elementos recurrentes del artista. A parte de las innumerables distinciones que ha recibido tanto en Chile como en el extranjero, ha expuesto en forma individual en París, Francia; Lucerna, Suiza; Bruselas, Bégica; Ginebra, Suiza; Nueva York, EEUU; Washington, EEUU; Lima, Perú; Estocolmo, Suecia; Quito, Ecuador, entre otros. Foto: Carlos Quezada / La Tercera Hugo Marín

Lea la entrevista completa:
“Potencialidad viva” por Cintya Ramirez / Mario Vivado, Mosso