Transcendental Meditation

La MT contra la leucemia

la música y la meditacion trascendental contra el cáncer (la leucemia linfocítica crónica)

La Meditación Trascendental y la música contra la leucemia linfocítica crónica: Ronniet con su instrumento favorito. Foto: CLL News

Durante la última década Ronniet Orlando se ha sentido “como una mariposa recién salida de su capullo” – y el que hace cuatro años llegara a saber que tiene leucemia linfocítica crónica (el cáncer linfático) no ha cambiado ese sentimiento.

“La leucemia linfocítica crónica es sólo una parte de mi salud y no lo que me define”, dijo Ronniet, 57 de Perth, que hace malabares con un ajetreado estilo de vida como músico, profesora de violín y estudiante de doctorado. “Simplemente no lo veo (el cáncer linfático) como un estorbo. Siempre he hecho bien las cosas y las sigo haciendo”.

Sin embargo, no es que la leucemia no haya afectado su vida.

“Me asusté,” dijo Ronniet sobre su diagnóstico, en agosto de 2008. “Pero por supuesto, esa es la reacción típica. “Vengo de una familia de longevos. Para mí era inconcebible que no fuera a vivir por mucho, mucho tiempo. Sentía que tenía décadas y décadas, por lo que esto (el cáncer linfático) fue una verdadera sacudida”.

La leucemia linfocítica crónica apareció durante un examen rutinario de sangre, cuando Ronniet tuvo una infección de pecho que demoró un poco en sanar. Al reflexionar, ella dice que el cansancio era otro síntoma. “Pero yo siempre estaba cansada. Tuve fiebre del río Ross en la década de 1990 y para mí estar cansado fue parte de la vida. Siempre hago demasiado”, dijo Ronniet, quien ha hecho algunos cambios. “He hecho un montón de decisiones para sacar el estrés de mi vida, incluyendo terminar una relación que no iba a ninguna parte, y he reevaluado mi salud general.”

Ella comenzó a hacer más ejercicio, llegó a ser más consciente de lo que come y comenzó a meditar regularmente.

“Aprendí Meditación Trascendental cuando tenía 21 años y lo hacía a veces. Ahora medito diariamente – eso elimina el estrés y realmente me equilibra. “Ya no me siento estresada y tengo una vida muy ocupada. Hago las cosas así como vienen”.

“He aprendido a aceptar la nueva imagen de mí mismo, a aceptar que no soy sobrehumana y que probablemente el cáncer irá acortando mi vida en algún momento. Vivo mi vida al máximo sin ser estúpida y, en vez de aplazar las cosas, las hago ahora. En general, sólo sigo con mi vida y estoy floreciendo.”

Hoy ella realiza una investigación sobre la intervención musical en el cáncer, específicamente la música en cuidados paliativos, comparando los efectos de la música grabada con la música en vivo.

“La música me ha mantenido cuerda toda mi vida y me mantiene saludable ahora. Es una terapia tan buena”, dice Ronniet. Le gusta cantar alto cuando conduce y una de sus canciones favoritas en el coche es I Will Survive, de un CD que le regaló uno de sus hijos.

*

Fundación contra la Leucemia

Este es un extracto de un largo artículo “La música es terapia para Ronniet”, publicado en Noticias de Leucemia Linfocítica crónica, en diciembre de 2012.

Noticias de LLC es una publicación de la Fundación contra la Leucemia – la única organización sin fines de lucro de Australia dedicada al cuidado y la curación de pacientes y familias que padecen de leucemias, linfomas, mieloma y otros trastornos de la sangre relacionados.

Foto: www.freedigitalphotos.com